viernes, 6 de noviembre de 2009

Larga vida al PCE



Hoy comienza el congreso del PCE, en el que se aprobaran las lineas políticas de nuestro glorioso partido

Espero que el trabajo de los camaradas se muy productivo y que a partir del lunes los éxitos del Pce y por tanto de la clase trabajadora vayan en aumento.

Pero mi reflexión no va por el congreso del Pce, mas bien va por un comentario que el otro día me hizo un vecino al comentarle lo del congreso. Este buen hombre me dijo dos cosas, una que si aun existía el Pce y la otra que por que era yo comunista.

Mi respuesta fue amplia y argumentada con razones de peso, pero aquí os la resumo de la siguiente manera:



Pues porque es el único sistema justo e igualitario que es posible absolver. Porque está centrado en el hombre y no en el dinero. Porque se basa en el beneficio de todos, en actuar como hermanos y no pensando solo en el beneficio privado y el dinero. Porque lucha contra el paro, la mezquindad, la enorme desigualdad y la injusticia en vez de hacerlo contra el pueblo y en beneficio de empresarios, lobbys y políticos corruptos. Porque como lo definió Karl Marx: "El comunismo no priva al hombre del fruto de su trabajo, sino que lo priva de la esclavización del hombre por el hombre". Porque es una nueva mentalidad, más solidaria, equitativa y provechosa. Por esto y mucho más: VIVA EL PCE

5 comentarios:

rafa hortaleza dijo...

viva compañero!

juan merino dijo...

buena respuesta para tu vecino

Anónimo dijo...

El mensaje es cojonudo, pero desgraciadamente cundo los casos de corrupción azotan a la política a la gente le cuesta mucho creer en sistemas porque por encima de los sistemas están las personas.

Está claro que este tipo de organización es el más justo, pero serán igual de justos los que dirigen el sistema?

Anónimo dijo...

que te parece si vasmos comentando las ventajas e incovenientes de los sitemas económicos y sobre todo la incapacidad de prever las crisis cíclicas del capitalismo.

lenguadebrujo dijo...

El PCE s el referente fundamental en la lucha por la Democracia y la Libertad, poca o mucha de la que hoy gozamos. Sin el PCE, la historia de España en el siglo XX no se puede entender, por mucho que alguna gente o bien trate de enmendarla con jauncarladas o bien con ultraizquierdistas que acabaron pasándonos por la derecha. Este XVIII Congreso es la oportunidad de centrar el debate para el socialismo del siglo XXI tanto en Europa occidental como en el resto del mundo y la interactividad de nuestras ideas con el resto de las organizaciones de izquierda que no han sucumbido a los intentos de gestión del capitalismo. Asimismo es un buen momento para zanjar de una vez por todas, el establecimiento como referente de la política de convergencia política y social y del Bloque Social de Progreso en Izquierda Unida, su organización, el proceso de refundación y el aclarar los procesos internos que a toda organización de tipo social le afectan.
Es el momento de ser el referente en el mundo del trabajo, allí donde IU no llega, el PCE debe llegar y ser el vehículo para conseguir la hegemonía en la izquierda. Y digo hegemonía en el sentido de no una mayoría numérica, sino una mayoría por ideas, por convencimiento y por la necesidad de dotar a los cuadros comunistas de la capacidad de dirigir procesos.
¡Viva el PCE!